banniere_musee

El castillo

Museo de la guerra en la Edad Media

El castillo alberga el Museo de la guerra en la Edad Media. Su fondo de colección está compuesto por más de 250 piezas de armas y armaduras antiguas. En las dependencias de la fortaleza, hay espadas, ballestas, armas de asta y cotas de mallas, además de un ribadoquín.
Se complementa con un conjunto mobiliario de los siglos XIV y XV.

Descubre nuestras colecciones a través de una selección de piezas del museo

Descubre nuestras colecciones a través de una selección de piezas del museo

Protección del cuerpo:

  • Cota de malla

    Fecha: circa 1500
    Peso: 8,115 kg. El almófar (o capucha de malla), pesa 0,725 kg.
    Procedencia: Suiza o Alemania
    Características: alrededor de 56.000 anillas
    N° de inv.: 8


    En el siglo XII, el combatiente se protege con una cota de malla y un almófar (o capucha de malla). Con el perfeccionamiento de las armas, se van fijando progresivamente placas de hierro forjado a las mallas, para reforzarlas y proteger así algunas partes vitales del cuerpo.

  • Armadura de tres cuartos

    Fecha: alrededor de 1535
    Procedencia: Alemania
    Características: armadura de hierro decorada con bandas verticales separadas con orillos en relieve, alternativamente unidos o grabados con follajes y angelotes que bailan y tocan instrumentos musicales.
    N° de inv.: 214


    A finales del siglo XIV, las cotas cubiertas por placas metálicas se empiezan a sustituir por elementos de armadura. A su vez, el casco con visera sustituye al gran yelmo. En el siglo XV, se generaliza el uso de la armadura blanca (es decir, blanqueada mediante un pulido). Íntegramente articulada y ajustada al caballero, le protege de los pies a la cabeza. Su uso se prolonga hasta mediados del siglo XVII. Desde entonces, la protección del cuerpo refleja más las preferencias estéticas personales.

  • Cota de malla

    Fecha: circa 1500
    Peso: 8,115 kg. El almófar (o capucha de malla), pesa 0,725 kg.
    Procedencia: Suiza o Alemania
    Características: alrededor de 56.000 anillas
    N° de inv.: 8


    En el siglo XII, el combatiente se protege con una cota de malla y un almófar (o capucha de malla). Con el perfeccionamiento de las armas, se van fijando progresivamente placas de hierro forjado a las mallas, para reforzarlas y proteger así algunas partes vitales del cuerpo.

  • Armadura de tres cuartos

    Fecha: alrededor de 1535
    Procedencia: Alemania
    Características: armadura de hierro decorada con bandas verticales separadas con orillos en relieve, alternativamente unidos o grabados con follajes y angelotes que bailan y tocan instrumentos musicales.
    N° de inv.: 214


    A finales del siglo XIV, las cotas cubiertas por placas metálicas se empiezan a sustituir por elementos de armadura. A su vez, el casco con visera sustituye al gran yelmo. En el siglo XV, se generaliza el uso de la armadura blanca (es decir, blanqueada mediante un pulido). Íntegramente articulada y ajustada al caballero, le protege de los pies a la cabeza. Su uso se prolonga hasta mediados del siglo XVII. Desde entonces, la protección del cuerpo refleja más las preferencias estéticas personales.

Armas individuales:

  • Espada

    Fecha: siglo XIV
    Peso: 1,240 kg
    Longitud: 0,98 m
    Características: pomo redondo con realce en forma de rombo, empuñadura de madera forrada de cuero, y gavilanes de parada (o arriaz) en rombo doblados hacia la hoja.
    N° de inv.: 127


    La espada, emblema del poder y la justicia, es el arma por excelencia de los caballeros. Pero también disponen de ella soldados, capellanes y civiles. Ideada para pinchar y cortar, es un arma tanto de combate como de caza. Su manejo requiere de un adiestramiento técnico con un maestro de armas. Su diseño no deja de evolucionar durante toda la Edad Media.

  • Daga

    Fecha: siglo XV
    Peso: 0,300 kg
    Longitud: 29 cm
    Características: empuñadura de bronce dorado, pomo acampanado, gavilanes de parada (o arriaz) cortos en forma de valva de molusco, cruceta acanalada y hoja con punzón.
    N° de inv.: 129


    La daga es un arma civil y militar que se lleva al cinto. Sencilla de ocultar por su tamaño, suele ser un arma para atacar por sorpresa. Los arqueros la utilizan para dar el golpe de gracia al enemigo, una vez derribado. La denominación de las dagas varía según la forma de su guarda: de arandelas, de riñones (también denominadas “testicular”) o de gavilanes de parada (o arriaz), como la aquí expuesta, cuya empuñadura, de elegante factura, se trabajó con esmero.

  • Martillo de Lucerna

    Fecha: circa 1500
    Procedencia: Suiza
    Peso: 2,290 kg
    N° de inv.: 32


    El martillo de Lucerna es de origen suizo, y llegó a ser muy popular en la Europa Medieval. Con su pico calador denominado “bec de corbin” y su peto en forma de corona con cuatro pinchos en estrella, este martillo de guerra es un arma de choque potente y penetrante. La larga punta que prolonga el asta, permite, además, lanzar estocadas. Diseñado para el combate cuerpo a cuerpo, el martillo de Lucerna servía para impedir cualquier movimiento al adversario, ya que bloqueaba las articulaciones de su armadura.

  • Espada

    Fecha: siglo XIV
    Peso: 1,240 kg
    Longitud: 0,98 m
    Características: pomo redondo con realce en forma de rombo, empuñadura de madera forrada de cuero, y gavilanes de parada (o arriaz) en rombo doblados hacia la hoja.
    N° de inv.: 127


    La espada, emblema del poder y la justicia, es el arma por excelencia de los caballeros. Pero también disponen de ella soldados, capellanes y civiles. Ideada para pinchar y cortar, es un arma tanto de combate como de caza. Su manejo requiere de un adiestramiento técnico con un maestro de armas. Su diseño no deja de evolucionar durante toda la Edad Media.

  • Daga

    Fecha: siglo XV
    Peso: 0,300 kg
    Longitud: 29 cm
    Características: empuñadura de bronce dorado, pomo acampanado, gavilanes de parada (o arriaz) cortos en forma de valva de molusco, cruceta acanalada y hoja con punzón.
    N° de inv.: 129


    La daga es un arma civil y militar que se lleva al cinto. Sencilla de ocultar por su tamaño, suele ser un arma para atacar por sorpresa. Los arqueros la utilizan para dar el golpe de gracia al enemigo, una vez derribado. La denominación de las dagas varía según la forma de su guarda: de arandelas, de riñones (también denominadas “testicular”) o de gavilanes de parada (o arriaz), como la aquí expuesta, cuya empuñadura, de elegante factura, se trabajó con esmero.

  • Martillo de Lucerna

    Fecha: circa 1500
    Procedencia: Suiza
    Peso: 2,290 kg
    N° de inv.: 32


    El martillo de Lucerna es de origen suizo, y llegó a ser muy popular en la Europa Medieval. Con su pico calador denominado “bec de corbin” y su peto en forma de corona con cuatro pinchos en estrella, este martillo de guerra es un arma de choque potente y penetrante. La larga punta que prolonga el asta, permite, además, lanzar estocadas. Diseñado para el combate cuerpo a cuerpo, el martillo de Lucerna servía para impedir cualquier movimiento al adversario, ya que bloqueaba las articulaciones de su armadura.

  • Bisarma

    Fecha: finales del siglo XV – principios del siglo XVI
    Procedencia: Italia (?)
    Longitud: 2,33 m
    Características: estoque de sección cuadrangular y asta moderna.
    N° de inv.: 23


    Las armas de asta son propias de la infantería. Sus moharras (o cabezas de guerra), de formas variadas, van enastadas en un asta de madera de diversa longitud. Estas armas de los soldados pueden desjarretar a los caballos, introducirse entre las placas de armadura, y derribar y herir a los jinetes. Su nombre varía según su forma: alabarda, guja o archa, hoz de guerra o como en el caso de la pieza aquí expuesta, bisarma.

  • Ballesta de caza con cranequín

    Fecha: siglos XVI-XVII
    Características: arco de metal, y cureña de madera forrada de hueso en la parte superior, con incrustaciones de motivos circulares de hueso en los laterales. El cranequín metálico se fija a la cureña mediante un lazo.
    N° de inv.: 199


    La ballesta es un arma potente, silenciosa y precisa. Se emplea indistintamente como arma de guerra y de caza. Muy extendida durante la Edad Media, los armeros nunca dejaron de intentar mejorarla. La que aquí vemos se monta con un cranequín, un sistema tensor de piñón y cremallera que se llevaba al cinto. El cranequín, también llamado cric, es una forma de gato cuya función es tensar el arco. Hizo posible que los jinetes también pudieran utilizar ballestas.

  • Bisarma

    Fecha: finales del siglo XV – principios del siglo XVI
    Procedencia: Italia (?)
    Longitud: 2,33 m
    Características: estoque de sección cuadrangular y asta moderna.
    N° de inv.: 23


    Las armas de asta son propias de la infantería. Sus moharras (o cabezas de guerra), de formas variadas, van enastadas en un asta de madera de diversa longitud. Estas armas de los soldados pueden desjarretar a los caballos, introducirse entre las placas de armadura, y derribar y herir a los jinetes. Su nombre varía según su forma: alabarda, guja o archa, hoz de guerra o como en el caso de la pieza aquí expuesta, bisarma.

  • Ballesta de caza con cranequín

    Fecha: siglos XVI-XVII
    Características: arco de metal, y cureña de madera forrada de hueso en la parte superior, con incrustaciones de motivos circulares de hueso en los laterales. El cranequín metálico se fija a la cureña mediante un lazo.
    N° de inv.: 199


    La ballesta es un arma potente, silenciosa y precisa. Se emplea indistintamente como arma de guerra y de caza. Muy extendida durante la Edad Media, los armeros nunca dejaron de intentar mejorarla. La que aquí vemos se monta con un cranequín, un sistema tensor de piñón y cremallera que se llevaba al cinto. El cranequín, también llamado cric, es una forma de gato cuya función es tensar el arco. Hizo posible que los jinetes también pudieran utilizar ballestas.

Artillería de fuego:

  • Ribadoquín de 12 cañones

    Fecha: siglo XVI
    Procedencia: Alemania (?)
    Características: 12 cañones de 66,5 cm de longitud, pintados en origen alternativamente en bermellón y verde.
    Proyectil: bola de plomo de entre 16 y 18 mm de calibre.
    N° de inv.: 58


    El ribadoquín es un arma de pólvora capaz de barrer un amplio sector del campo de batalla. Se enciende por la parte posterior, gracias a un carril que agrupa las luces de los 12 cañones. Los dibujos de Leonardo da Vinci han permitido reconstruir el afuste (o zócalo) de madera del arma. Los cañones, por su parte, datan del siglo XVI.

  • Bombarda

    Reconstrucción histórica a partir de una pieza original de mediados del siglo XV que se conserva en el Museo del Ejército.
    Peso: 1.300 kg
    Longitud: 2 m
    Cadencia de tiro: 1 disparo por hora
    Proyectiles: bola de piedra de 130 kg


    Las primeras armas de pólvora aparecen a principios del siglo XIV. La bombarda es la más impresionante de todas. Fabricada con hierro forjado, pesa varias toneladas. Este ejemplar es una réplica de una bombarda que se conserva en el Museo del Ejército de París (Les Invalides) y que procede de un pueblo de la antigua provincia francesa de Turena (la Chapelle-aux-Naux).

  • Ribadoquín de 12 cañones

    Fecha: siglo XVI
    Procedencia: Alemania (?)
    Características: 12 cañones de 66,5 cm de longitud, pintados en origen alternativamente en bermellón y verde.
    Proyectil: bola de plomo de entre 16 y 18 mm de calibre.
    N° de inv.: 58


    El ribadoquín es un arma de pólvora capaz de barrer un amplio sector del campo de batalla. Se enciende por la parte posterior, gracias a un carril que agrupa las luces de los 12 cañones. Los dibujos de Leonardo da Vinci han permitido reconstruir el afuste (o zócalo) de madera del arma. Los cañones, por su parte, datan del siglo XVI.

  • Bombarda

    Reconstrucción histórica a partir de una pieza original de mediados del siglo XV que se conserva en el Museo del Ejército.
    Peso: 1.300 kg
    Longitud: 2 m
    Cadencia de tiro: 1 disparo por hora
    Proyectiles: bola de piedra de 130 kg


    Las primeras armas de pólvora aparecen a principios del siglo XIV. La bombarda es la más impresionante de todas. Fabricada con hierro forjado, pesa varias toneladas. Este ejemplar es una réplica de una bombarda que se conserva en el Museo del Ejército de París (Les Invalides) y que procede de un pueblo de la antigua provincia francesa de Turena (la Chapelle-aux-Naux).

Máquinas de tiro:

El castillo de Castelnaud tiene expuestas unas excepcionales reconstrucciones de máquinas de tiro medievales de tamaño natural. Dado que todas estas máquinas de tracción o de contrapeso eran de madera, muy pocas de ellas han llegado hasta nuestros días. Las únicas fuentes escritas que permiten su reconstrucción proceden de libros de cuentas, miniaturas, antologías de dibujos y tratados de ingenieros militares de los siglos XIII y XIV, como por ejemplo Villard de Honnecourt o Konrad Kyeser. Para reconstruir estos artefactos a tamaño natural, se ha estudiado minuciosamente la iconografía medieval.

  • Pedrero

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de tracción humana
    Cadencia de tiro: entre 1 y 3 disparos por minuto
    Proyectiles: piedra de entre 2,5 y 15 kg
    Alcance: entre 50 y 80 m


    Esta máquina de tracción humana es la menos potente de las armas de tiro. Los soldados deben tirar de las cuerdas para que el brazo bascule y lance piedras. Considerada más bien un dispositivo defensivo, resultaba muy eficaz contra las cargas de los asaltantes. Las reconstrucciones han demostrado que una piedra de un kilo alcanza su objetivo a 140 km/h.

  • Mangoneau

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de contrapeso fijo
    Cadencia de tiro: entre 1 y 3 disparos por hora
    Alcance: 100 m


    Aparecida hacia finales del siglo XII en Europa, esta máquina dispone de un contrapeso fijo de varias toneladas. En aquella época, los ingenieros no habían comprendido aún las ventajas del peso articulado que más adelante equiparía el trebuchet.

  • Trebuchet

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de contrapeso móvil
    Cadencia de tiro: entre 1 y 2 disparos por hora
    Proyectiles: bola de piedra de 100 kg
    Alcance: 200 m


    Equipada con un contrapeso articulado, esta máquina se utilizó hasta el siglo XVI. Pese a su baja cadencia de tiro, de entre 1 y 2 disparos por hora, se trata de la más potente y precisa de las máquinas medievales. La sola visión de esta auténtica arma de disuasión, hizo que muchas plazas capitularan.

  • Pedrero

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de tracción humana
    Cadencia de tiro: entre 1 y 3 disparos por minuto
    Proyectiles: piedra de entre 2,5 y 15 kg
    Alcance: entre 50 y 80 m


    Esta máquina de tracción humana es la menos potente de las armas de tiro. Los soldados deben tirar de las cuerdas para que el brazo bascule y lance piedras. Considerada más bien un dispositivo defensivo, resultaba muy eficaz contra las cargas de los asaltantes. Las reconstrucciones han demostrado que una piedra de un kilo alcanza su objetivo a 140 km/h.

  • Mangoneau

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de contrapeso fijo
    Cadencia de tiro: entre 1 y 3 disparos por hora
    Alcance: 100 m


    Aparecida hacia finales del siglo XII en Europa, esta máquina dispone de un contrapeso fijo de varias toneladas. En aquella época, los ingenieros no habían comprendido aún las ventajas del peso articulado que más adelante equiparía el trebuchet.

  • Trebuchet

    Reconstrucción histórica
    Características: máquina de contrapeso móvil
    Cadencia de tiro: entre 1 y 2 disparos por hora
    Proyectiles: bola de piedra de 100 kg
    Alcance: 200 m


    Equipada con un contrapeso articulado, esta máquina se utilizó hasta el siglo XVI. Pese a su baja cadencia de tiro, de entre 1 y 2 disparos por hora, se trata de la más potente y precisa de las máquinas medievales. La sola visión de esta auténtica arma de disuasión, hizo que muchas plazas capitularan.

  • Gran ballesta de torno

    Reconstrucción histórica realizada a partir de una cureña original del siglo XIV que se conserva en Alemania.
    Peso: 200 kg
    Características: arco compuesto, y cuerda de cáñamo trenzado


    Esta ballesta gigante, instalada en un puesto fijo, era utilizada por los defensores de las fortificaciones. La ventaja del artefacto radica en su precisión y alcance: 300 m, para un cuadrillo (o proyectil) de un metro. La cureña original utilizada para esta reconstrucción data de 1336. Se conserva en el Museo de Quedlimbourg en Alemania.

  • Gran ballesta de torno

    Reconstrucción histórica realizada a partir de una cureña original del siglo XIV que se conserva en Alemania.
    Peso: 200 kg
    Características: arco compuesto, y cuerda de cáñamo trenzado


    Esta ballesta gigante, instalada en un puesto fijo, era utilizada por los defensores de las fortificaciones. La ventaja del artefacto radica en su precisión y alcance: 300 m, para un cuadrillo (o proyectil) de un metro. La cureña original utilizada para esta reconstrucción data de 1336. Se conserva en el Museo de Quedlimbourg en Alemania.